Seguro que os habrá ocurrido en alguna ocasión (sobre todo por estas fechas)  que llegado el momento de poner a punto la piscina os preguntáis si vaciarla y volverla a llenar, o asumir el reto de recuperar el agua.

Pues bien, en esta ocasión vamos a sintetizar a groso modo los pasos a seguir para recuperar sin vaciar la piscina,  un agua completamente verde y claramente descuidada durante el invierno en un agua pura y cristalina como se muestra en este “Antes y Después”.

“Antes y Después”

Filtro

- Lo primero que debemos hacer es revisar el sistema de filtración ,comprobar que no falta arena en el filtro y que esta no se encuentra apelmazada. En tal caso abriremos el filtro habiendo antes cerrado todas las llaves menos la del desagüe, sacar la arena, verificar que los pequeños filtros del interior estén correctos, volver a rellenar con arena nueva y proceder a realizar un lavado largo del filtro con el correspondiente enjuague posterior.

Limpieza orgánica

 

- A continuación eliminamos manualmente todo resto de materia orgánica (algas, hojas, etc.) que  sea posible, tanto en superficie, como pasando el barrefondos. Este paso, aunque es el más laborioso, es el más importante, ya que cuanto más suciedad eliminemos, menos producto químico emplearemos. posteriormente.

- Ahora pasamos a realizar el análisis del agua: el primer parámetro que analizamos la Alcalinidad Total . Es importante su ajuste para mantener el equilibrio del agua, su valor oscila entre 80-120 ppm. En segundo lugar nos ocupamos del  pH que debe estar entre unos valores  comprendidos entre 7,2-7,6. Aquí tienes el post completo. Para corregir la alcalinidad y el pH hemos utilizado NC pH+, NC pH- y Alcaplus productos de NC Piscinas.

- Una vez realizadas las mediciones, vamos a realizar la desinfección o hipercloración del agua para quitarle ese color verde propio del agua estancada. Para este fin utilizaremos un producto clorado de  acción inmediata, como pueden ser el cloro granulado de choque (Dicloro), o el Hipoclorito Sódico (Cloro líquido).

Cloro

En nuestro caso optamos por usar Hipoclorito Sódico 150º que no deja residuo alguno en el agua. La dosis depende del   grado de suciedad, pero conviene ser generoso, de tal modo que hemos empleado una dosis de 60 litros en una piscina de 100 m3, para obtener una dosis de cloro libre de 20 ppm ó mg/lt.

Hemos de tener en cuenta que el Hipoclorito Sódico, tiende a subir ligeramente el pH del agua, por lo que  debemos volver a medir  pasadas unas horas tantas veces como sea necesario para corregir de nuevo el ph hasta conseguir los parámetros correctos. Nuestra piscina estará limpia y desinfectada en 48 - 72 horas, dependiendo de los reajustes de pH e Hipoclorito Sódico (Cloro) que tengamos que hacer.

Ah! y recuerda mantener  el sistema de filtración en marcha mientras dure el tratamiento durante 48 horas aprox.

Aquí tenéis el resultado final.

Resultado final.

Por último antes de meterte en el agua, comprueba que el valor de cloro libre sea inferior a 2 ppm y disfruta siempre de un baño seguro.

¿Qué? ¿Apetece un remojón?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
UA-68995181-1