Lo primero que debemos saber para poner en marcha nuestra piscina es conocer el pH del agua.

Si el pH del agua de nuestra piscina es inferior a 7 se dice que el agua es ácida y si el pH es superior a 7 se dice que el agua es básica, medido sobre un baremo de valores de 1 a 14. El pH idóneo de la piscina debe estar entre 7,2 y 7,4. Un valor de pH incorrecto puede llevar a consecuencias negativas en el agua de nuestra piscina, pudiendo llegar a ser corrosiva o incrustante.

Scuba +

Otro valor que tenemos que tener en cuenta a la hora de mantener en equilibrio el agua de la piscina y controlar el pH es la alcalinidad, es decir la cantidad de iones de hidróxido, carbonatos y bicarbonato presentes en el agua.

Estos compuestos actúan como reguladores y mantienen en pH estable gracias a su efecto tampón.

El intervalo óptimo de alcalinidad total está entre 80 y120 ppm(partes por millón). Si la alcalinidad es alta puede ocasionar, pH alto y de difícil ajuste o agua turbia y si por el contrario lo que tenemos es una alcalinidad baja podemos tener problemas de tendencia a un pH bajo, corrosión, irritación de ojos o agua verde.

Teniendo en cuenta estos dos parámetros, pH y alcalinidad, podemos ajustar perfectamente el agua de nuestra piscina.

  • Primero medimos y corregimos la alcalinidad, hasta su intervalo correcto entre 80-120 ppm.
  • Después medimos y corregimos el pH  hasta conseguir los valores de entre 7,2 y 7,6.

Con la alcalinidad y pH correctos conseguiremos desinfectar y manterner el agua en óptimas condiciones para comenzar a tratarla.

Espero que os sirva de ayuda para poner a punto vuestras piscinas para este verano. Cualquier duda o comentario no dudes en consultarlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
UA-68995181-1