Para conseguir un tratamiento correcto del agua de la piscina es primordial controlar el pH del agua. El pH indica el grado de acidez o basicidad de una disolución en una escala de 0 a 14. El valor de pH= 7 corresponde a la neutralidad, los valores por debajo de 7 corresponden a un ácido y los valores por encima corresponden a una base.

En ocasiones nos vemos con la necesidad de modificar el pH del agua en la piscina y para ellos se utilizan los llamados correctores de pH.

pH NEUTRO: Cuando ponemos en contacto un producto ácido con uno básico con grados de acidez y basicidad equivalentes  quedan anulados sus efectos obteníndo así un producto neutro.Esta reacción química recibe el nombre de neutralización.

Para Disminuir el pH:Utilizaremos ácidos que se añaden al agua, estos productos se llaman minoradores de pH. Los minoradores de pH más utilizados son el ácido clorhídrico más conocido como salfumán. También podemos utilizar el bisulfato sódico pero de este necesitaremos una mayor cantidad de producto al tratarse de un ácido más débil.

Para aumentar el pH: Para aumentar el pH del agua utilizaremos bases que se añaden al agua. Estos productos se denominan incrementadores de pH. Los más comunes son el carbonato sódico y el bicarbonato de sodio. Por otra parte aunque también podemos utilizar  el hidróxido de sodio o sosa cáustica ya que presenta un pH muy alto, hay que tener especial cuidado con este producto por la peligrosidad que supone su manipulación y reacción con el agua.

Estos productos correctores deben añadirse al agua de la piscina por medio de bombas dosificadores una vez que el agua haya pasado el sistema de filtración.

Un Saludo 😉

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
UA-68995181-1